Boletín Informativo

Boletín #6 Hub LAC

El rol de la evidencia científica en  la toma de decisiones sobre políticas de regulación alimentaria y nutricional en Chile

Esta entrevista es parte de la serie «Voces de los Usuarios de la Evidencia», que ofrece valiosas perspectivas de personas que utilizan evidencia en la toma de decisiones – una colaboración entre el Hub LAC y On Think Tanks. En esta conversación HubLAC habla con Cristian Cofré sobre el rol y los mecanismos regulatorios para los alimentos en Chile.

Cristian Cofré Sasso es asesor técnico en el Ministerio de Salud de Chile. Experto en  Políticas Públicas de Salud y Nutrición/ Consultor en políticas públicas y regulación en alimentación y nutrición. Cristian forma parte de los comités asesores ministeriales sobre impuestos a los alimentos, regulación sobre etiquetado y publicidad de alcoholes, entre otros. Es miembro de la Comisión Asesora del Reglamento Sanitario de los Alimentos; además es Co-coordinador del Comité Nacional del Codex Alimentarius sobre Etiquetado de Alimentos y Coordinador del Comité Nacional del Codex sobre Nutrición y Alimentos para Regímenes Especiales.


1. ¿Cuáles son los temas o problemas prioritarios en su organización? 

Son múltiples las preguntas porque son muchas las políticas que se están desarrollando. Específicamente en mi departamento de nutrición y alimentos, uno de los temas a los que le invertimos más tiempo en la actualidad (aunque no el único) son los relacionados con políticas regulatorias.  Todo lo asociado con la evidencia disponible sobre qué tipo de políticas existen con relación a la regulación de alimentos y nutrición, concretamente en aspectos vinculados con el etiquetado y la publicidad de los alimentos con el fin de brindar información al consumidor.

2. ¿Qué papel ha desempeñado la evidencia científica en la resolución de estos problemas o temas prioritarios? y ¿Qué alianzas o sinergias han apoyado o posibilitado este proceso? 

Hay un trabajo en proceso sobre la regulación de la información nutricional en los restaurantes de comidas rápidas (fast food). Su objetivo es saber cuál es la mejor ubicación en la que debería estar esta información o etiquetado nutricional. El trabajo se ha estado haciendo con una unidad del Ministerio de Salud, la Unidad de Políticas de Salud Informadas por Evidencia-UPSIE. 

Esta unidad se ha vinculado a su vez con otros actores como la Universidad Católica de Chile para desarrollar revisiones sistemáticas de la literatura y diálogos ciudadanos. 

Precisamente en estos últimos, se socializa la revisión de la literatura y las propuestas de regulación para contar con la opinión de la ciudadanía y de actores clave para la implementación de las futuras acciones al respecto. Dicha información se procesa para generar un informe que apoyará la toma de decisiones para diseñar la política regulatoria de comidas rápidas. En Chile existe una iniciativa pionera en el mundo, el etiquetado frontal, y el objetivo ahora es hacer lo mismo con las comidas rápidas. De igual manera , tenemos la Política nacional de alimentación y nutrición, cuyos ejes de acción también están basados en la evidencia, estas son experiencias de políticas informadas por evidencias.

Con relación a la frecuencia de solicitud de evidencias, esta no está definida previamente sino que depende de las prioridades que establezca la autoridad sanitaria respecto a un asunto de interés. En el área de nutrición, por ejemplo, hay un tema muy relevante: el aumento de la obesidad en la población infantil y en general.  Esto hace que la solicitud de evidencia para la construcción y diseño de políticas para abordar este problema sanitario haya incrementado en los últimos años.

3. ¿Cuáles son los principales desafíos y oportunidades que identifica para institucionalizar e incorporar sistemáticamente las evidencias al proceso de toma de decisiones?  

Los principales desafíos a los cuales estamos sujetos son la escasez de recursos humanos especializados; es decir, aquellos que dediquen el tiempo disponible para la toma de decisiones basadas en evidencia. Existe una alta demanda de preguntas, lo cual implica priorizar muchas de estas por la ausencia de recursos humanos. Este proceso toma su tiempo y puede ocasionar demoras en la generación de evidencia. Por otro lado, las posibilidades de encontrar evidencia en políticas públicas innovadoras son bajas por la escasa información sustentada. Si se trata de la formulación de políticas públicas, no solo los técnicos deben estar involucrados con el uso de evidencias; sino que también los tomadores de decisiones deberían ser conscientes de que las políticas necesitan estar informadas por la evidencia. 

Por el lado de las oportunidades, los organismos internacionales incentivan al Estado a producir políticas informadas en evidencia. Esto se lleva a cabo gracias a organismos como ONU, OMS/OPS, FAO y la academia, entre otros.

4. ¿Qué consejos daría a investigadores y responsables de la toma de decisiones que quieren mejorar el impacto y el uso de la evidencia científica en las decisiones políticas?

El consejo para los investigadores es tener paciencia para que su trabajo se vea reflejado en una política pública. Esto dependerá de muchos factores y prioridades, pero si se tiene paciencia, se logrará de todas maneras. El impacto no será de un mes para otro o de un año para otro, la disposición de una política se demorará más de eso. Así también, los investigadores deben aprovechar las oportunidades contextuales para el desarrollo de políticas informadas por la evidencia. Es necesario que haya una vinculación estrecha entre la investigación y las políticas públicas.

El consejo para los tomadores de decisiones es que su actuar va impactar en aquellas personas que brindaron su confianza, estos pueden ser sus pares o mayores mandatarios, pero más importante son aquellas personas que viven en el territorio. Los responsables en la toma de decisiones deben seguir los principios de eficacia y eficiencia para el acompañamiento de aquellas políticas informadas por evidencia. Estas políticas deben ir en beneficio de la sociedad y resolver los problemas que acontecen. Las políticas informadas por la evidencia son importantes para cualquier área, sobre todo en áreas sensibles como el área de salud.

Contacto: cristian.cofre@minsal.cl

carlos castaneda

Sinergia entre la academia, la ciudadanía y los tomadores de decisiones para la promoción y uso de evidencias en Colombia

Esta entrevista es parte de la serie «Voces de los Usuarios de la Evidencia», que ofrece valiosas perspectivas de personas que utilizan evidencia en la toma de decisiones – una colaboración entre el Hub LAC y On Think Tanks. En esta conversación HubLAC habla con Carlos Castaneda sobre el rol y los mecanismos del uso y generación de la evidencia en Colombia.

Carlos es economista de la Universidad de Antioquia, cuenta con una maestría en economía de la Universidad de Los Andes y una maestría en Políticas Públicas y Sociales de la Universidad Pompeu Fabra. Actualmente es Director de Seguimiento y Evaluación de Políticas Públicas del DNP – Departamento Nacional de Planeación de Colombia.


  1. ¿Cuáles son los temas o problemas prioritarios en su organización? 

Los temas prioritarios son la evaluación de los programas estratégicos vinculados con el Plan Nacional de Desarrollo del país. Precisamente, una de las responsabilidades que tiene el Departamento Nacional de Planeación es elaborar este plan en conjunto con el Ministerio de Hacienda y los demás sectores del Gobierno Nacional. 

Precisamente, el DNP definió 5 líneas estratégicas y 2 transversales en las que creemos que el país se debe enfocar para el desarrollo en el mediano y largo plazo, estás líneas son: 1) Ordenamiento del territorio alrededor del agua con justicia ambiental: cambio climático, 2) eje de seguridad humana y justicia social, 3) derecho humano a la alimentación (transformación del sector agropecuario, producción de alimentos y seguridad alimentaria), 4) transformación productiva, internacionalización y acción climática y 5) Convergencia regional.  Todo esto se encuentra enmarcado en dos temas transversales: la paz total integral y la estabilidad macroeconómica. Así mismo, trabajamos en el marco de la Agenda 2030 de ODS.

  1. ¿Qué papel ha desempeñado la evidencia científica en la resolución de estos problemas o temas prioritarios? y ¿Qué alianzas o sinergias han apoyado o posibilitado este proceso

Un ejemplo concreto de uso de la evidencia ha sido la utilización de mapas de brechas de evidencias para identificar qué acciones han funcionado en el mundo con relación a los programas de renta ciudadana. Esto lo menciono porque en Colombia se pretende migrar de transferencias condicionadas a estrategias monetarias no condicionadas. Esta es una de las formas de poner evidencias a disposición para los tomadores de decisiones en futuros programas.

Otro ejemplo es el programa “Mi casa ya”, un programa de vivienda que subsidiaba a las personas de clase media, media-baja para que pudieran obtener su vivienda. Hicimos una evaluación de impacto hace aproximadamente 2 años y los resultados de esa evaluación posibilitaron que el Ministerio de Vivienda tomara decisiones que permitieron reestructurar el programa.

Con relación a los tipos de evidencias, estos pueden ser diferentes dependiendo del grado de maduración de los programas. Lo que hacemos es tratar de ser innovadores en la forma en la que disponemos o transmitimos las evidencias a quienes toman decisiones, a veces les sirve más un mapa de evidencias, a veces una infografía y a veces un video.

Toda la evidencia que generamos la llevamos a las instancias donde se toman las decisiones, ante los consejos de ministros y a los comités de marco de gasto de mediano plazo, que es donde se define el presupuesto que se le asigna a cada uno de los sectores. 

Trabajamos en varias etapas para identificar dónde se necesitan evidencias y nos apoyamos, como se mencionó anteriormente, en las diferentes agencias en los ministerios y de consultoras e instituciones nacionales como Fedesarrollo, think tanks, la universidad Nacional de Colombia, la universidad Javeriana. Del mismo modo nos asociamos con agencias internacionales como The Global Evaluation Initiative, Universidad de Berkeley, Universidad de Toronto y profesores asociados a la Universidad de Chicago.

Con relación al involucramiento de la perspectiva de la ciudadanía, tenemos la encuesta de percepción ciudadana que se hace cada año y buscamos conocer la perspectiva de los ciudadanos sobre cómo se usa la evidencia y la oferta del gobierno. Eso permite monitorear las brechas entre la oferta estatal y la percepción de los ciudadanos. 

Todo lo que generamos es público, los ciudadanos pueden descargar informes, datos, encuestas, etc., para replicar ejercicios, o profundizar en los resultados. Buscamos que los ciudadanos se acerquen y que también haya participación del gobierno.

  1. ¿Cuáles son los principales desafíos y oportunidades que identifica para institucionalizar e incorporar sistemáticamente las evidencias al proceso de toma de decisiones?  

Entre los desafíos existentes, encontramos que para desarrollar evaluaciones rigurosas necesitamos más tiempo que el que realmente se tiene. Para acompañar este proceso, tratamos de tener una base de datos con el fin de realizar ejercicios de manera rápida. En este sentido, si no existe una investigación académica, incorporamos herramientas más rápidas como el machine learning que permite la generación de evidencia de manera oportuna.  

Otro desafío es que hemos visto que el uso de la evidencia es anecdótico, pues no hay una medición sistemática de cómo se utiliza. Estamos desarrollando un índice de uso de evaluaciones que nos va a permitir medir cómo y cuándo se están usando las evidencias que estamos generando. Esto permite ver cuando se implementan las recomendaciones, y cómo se están dando los cambios.

Por otro lado, entre los tomadores de decisiones no siempre hay voluntad política; es decir, que los lineamientos de un programa posiblemente no obliguen a que este sea evaluado. 

Otro reto es encontrar la mejor manera de comunicar los resultados de la evidencia debido a que los documentos suelen ser muy amplios y corren el riesgo de no ser leídos. La evidencia ya se está mostrando en diferentes plataformas para atraer al público en general y que obtenga información corta y llamativa. 

Dentro de las oportunidades también tenemos que se cuenta con herramientas robustas y con la calidad técnica para informar y tomar decisiones, que compartimos con países como Costa Rica y Perú para buscar estar actualizados con lo que pasa en los países vecinos.

Y finalmente, en Colombia tenemos el CONPES 4083 de 2022 para el fortalecimiento del uso y la institucionalidad de las evaluaciones para la toma de decisiones. Este nos da el marco legal que obliga a implementar todas las acciones relacionadas con evidencias y ofrece un panorama del uso de estas en el país junto con acciones de mejora para consolidar a nuestra organización (SINERGIA).

  1. ¿Qué consejos daría a investigadores y responsables de la toma de decisiones que quieren mejorar el impacto y el uso de la evidencia científica en las decisiones políticas?

El consejo a investigadores en la toma de decisiones consiste en facilitar las evaluaciones para que se utilicen las recomendaciones de política. Es necesario utilizar mecanismos para comunicar lo más relevante. Por ejemplo, se aconseja una matriz de uso de recomendaciones que incentiven a presentar los resultados de manera clara y sencilla a los expertos. 

El consejo a los tomadores de decisiones es entender de mejor manera que es lo que informan las evaluaciones y los distintos tipos de evidencias. Por ejemplo, 90% de los tomadores de decisiones, muchas veces sostienen que lo que necesitan es una evaluación de impacto y cuando aclaramos en qué consiste la evaluación se dan cuenta que no requieren de este tipo de evidencia sino de otras. Los tomadores de decisiones deben informarse mejor y seleccionar qué es lo más conveniente a la hora de evaluar un programa. Por último, es necesario mencionar la necesidad de establecer sinergias entre investigadores y responsables de la toma de decisiones para discutir y analizar los distintos tipos de evidencia. 


Contacto:

cacastaneda@dnp.gov.co

Fortalecer la democracia brasileña con políticas públicas digitales

Esta entrevista es parte de la serie «Voces de los Usuarios de la Evidencia», que ofrece valiosas perspectivas de personas que utilizan evidencia en la toma de decisiones – una colaboración entre el Hub LAC y On Think Tanks.

Samara Castro Es esta conversación, Hub LAC habla con Samara Mariana de Castro, abogada cuya carrera en el campo del Derecho ha estado marcada por el trabajo en las áreas de Derecho Electoral y de Partidos, Derecho Digital, Privacidad y Protección de Datos.

En 2023, asumió el cargo de Directora del Departamento de Promoción de la Libertad de Expresión de la nueva Secretaría de Políticas Digitales de la Secretaría de Comunicación de la Presidencia de la República de Brasil (SECOM), donde tiene la oportunidad de construir un ambiente pionero para informar las políticas públicas digitales en Brasil con la mejor evidencia disponible. En esta entrevista, habla de los avances y retos a los que ella y su equipo se han enfrentado en esta trayectoria. 


1. ¿Cómo ha desarrollado su trabajo y cuáles son los problemas prioritarios de su gestión como directora del Departamento de Promoción de la Libertad de Expresión de la Secretaría de Políticas Digitales?

Bajo mi liderazgo, hemos abordado una serie de retos. Entre ellos figuran el apoyo a la sostenibilidad del periodismo en medio de los cambios en la publicidad, la regulación de los servicios digitales mientras que se hace frente a la desinformación y el fomento de sólidos valores de libertad de expresión para la era digital.

Además, el departamento opera en un entorno pionero, donde muchos problemas aún no tienen soluciones obvias. 

Somos una Secretaría inédita y tenemos el reto de estar en un ministerio de palacio, es decir, que no tiene carrera ni funcionarios propios. En este sentido, no trabajamos con una memoria como otros ministerios, ahora estamos creando nuestra propia historia. La anterior SECOM estaba en el Ministerio de Comunicaciones, no hubo transición en áreas críticas, así que estamos rehaciendo una nueva estructura. Nuestro trabajo de hoy también contrasta con los procesos creados por el gobierno anterior, que trabajó en una lógica de desinformación y desconfianza contra los opositores y otros poderes, en el dispositivo que se conoció en los medios como el «gabinete del odio». 

Nuestros desafíos no son específicos de la realidad brasileña, son desafíos que los gobiernos democráticos de todo el mundo están enfrentando al mismo tiempo, y las cuestiones son nuevas y emergentes.

2. ¿Qué papel desempeña la evidencia en la resolución de estos problemas prioritarios? ¿Cómo coopera y busca apoyo en centros de investigación y redes gubernamentales y de la sociedad civil para estar mejor informados sobre los retos y las soluciones?

La evidencia desempeña un papel crucial en la toma de decisiones. El Gobierno se basa en ellas para convencer a los legisladores sobre cuestiones normativas, utilizando principalmente informes ejecutivos que contienen investigaciones cuantitativas y cualitativas. La búsqueda activa de estas evidencias se realiza en colaboración con organizaciones de la sociedad civil, investigadores y la industria, además de mi red de contactos personales y canales directos con los poderes legislativo y judicial.

También buscamos experiencias internacionales, principalmente de América Latina y otros contextos globales, para crear políticas institucionales de publicidad que se preocupen por garantizar un ambiente informativo sano y confiable, que no financie directa o indirectamente contenidos ilegales, peligrosos o desinformativos, garantizando la igualdad y los derechos.

Para ello, se creó una nueva secretaría en la SECOM, la Secretaría de Análisis, Estrategia y Articulación (SEART), diseñada para apoyar la toma de decisiones informadas en evidencias en materia de políticas digitales. Podemos decir que también actuamos como un Hub de evidencias para otros ministerios, coordinando acciones interministeriales sobre temas específicos que requieren nuestra colaboración.

Un ejemplo práctico reciente del trabajo de nuestro equipo fue la creación de un plan estratégico para combatir la desinformación en la vacunación. Se realizaron llamadas a diversas áreas del gobierno (Ministerio de Salud, Procuraduría General de la Unión, Ministerio de Justicia, Ministerio de Gestión e Información, Ministerio de Ciencia y Tecnología, Ministerio de Comunicaciones y Contraloría General de la Unión), manteniendo reuniones con cada ministerio en función de los puntos que era necesario alinear para lograr un trabajo integrado entre estas esferas. 

Se están utilizando herramientas de comunicación, incluso informales como WhatsApp, para difundir información fidedigna de forma sencilla y fácil de entender para gestores públicos con diferentes niveles de especialización en sus áreas de actuación. También se busca garantizar la participación social a través de encuestas públicas y reuniones abiertas en la toma de decisiones.

3. ¿Cuáles son los principales retos a los que se enfrenta a la hora de incorporar sistemáticamente las evidencias al proceso de toma de decisiones? 

Algunos de los principales retos a los que nos enfrentamos son la falta de datos fiables y el acceso limitado a la información de las plataformas digitales. Lo que tenemos son datos aproximados que indican tendencias generales, pero no explican los fenómenos con la especificidad necesaria para informar nuestras políticas. 

Como se trata de retos contemporáneos, siguen existiendo lagunas de información. No hay tantas experiencias exitosas y aún necesitamos enfrentar regímenes antidemocráticos, que dirigen las políticas en sentido contrario al que buscamos. Además, falta financiación para institucionalizar las estructuras de apoyo a la toma de decisiones. Dentro del gobierno, percibo fragmentación y dificultad para organizar, conservar y analizar la enorme cantidad de información que recibimos casi a diario.

6. ¿Qué consejo daría a los investigadores y responsables de la toma de decisiones que quieren mejorar el uso de las evidencias?

Para los investigadores, es esencial construir una red de promoción de advocacy, conectando con organizaciones que puedan hacer llegar la información más relevante a los responsables de la toma de decisiones de una forma personalizada a sus demandas. Es importante insistir en esto: la entrega de evidencias debe adaptarse al público destinatario, evitando informes estandarizados que no dialoguen con quien necesita tomar decisiones basándose en ellos.

En cuanto a los tomadores de decisiones, es esencial garantizar los canales para que las evidencias lleguen a quienes las necesitan y en un tiempo óptimo. También es necesaria la formación para que las evidencias se procesen de manera óptima.

Traducir la información para facilitar la comprensión y la acción es crucial para garantizar que las evidencias tengan influencia e incidencia, especialmente en un contexto en el que la desinformación está ampliamente difundida.


Samara Castro

Email: samara.castro@presidencia.gov.br

LinkedIn: https://www.linkedin.com/in/samaramcastro/

Hacia la elaboración de un marco analítico de ecosistemas de Políticas Informadas por Evidencias (PIE) para Latinoamérica y el Caribe

Año 2023, nº 3

Puntos clave

1. Con el objetivo de trazar un panorama regional de PIE y priorizar acciones posibles, el Hub enfocó su línea de investigación en el análisis del contexto de PIE en países de LAC.

2. Tras la revisión de marcos analíticos internacionales y la alineación colectiva de conceptos fundamentales, se puso en marcha el desarrollo de un marco analítico adaptado al contexto latinoamericano y del caribe.

3. En 2022, el Hub LAC produjo informes acerca de los dichos «ecosistemas de evidencia» en países de la región. Se han completado 3 informes (Brasil, Chile y Colombia) y 3 más están en desarrollo (Bolívia, Costa Rica y México).

El reto

Con el objetivo de trazar un panorama de los ecosistemas de PIE en los países de la región, el equipo de investigación del Hub LAC reconoció como primer paso la revisión de marcos analíticos y herramientas existentes producidas por organizaciones cercanas al Hub e involucradas en el fomento de las PIE. Gracias a estos esfuerzos anteriores – en particular al Manual de Análisis Situacional de EVIPNet Europa y otros artículos de colegas de la red PEERSS – no ha sido necesario empezar este desafio desde cero [1]

Tras el estudio de las referencias mencionadas y en sinergia con los objetivos del Hub, el equipo responsable se enfrentó a 2 retos principales: (1) adaptar y diseñar una manual metodológico de informes de países y (2) alinear percepciones y demandas para desarrollar una herramienta personalizada para la región de Latinoamérica y el Caribe, que responda a la generación de conocimiento con el alcance multisectorial propuesto por el Hub.

“Además del desafío por las particularidades en PIE de cada país, existió otro reto adicional que fue el de delimitar los sectores para estos análisis. A través de debates periódicos entre el equipo y con expertos aliados al Hub, se optó por enfocar en este momento en sectores en los cuáles las estructuras de PIE ya se encuentran más desarrolladas, cómo los sectores de salud y educación. Por fin, en virtud de la importancia para los países de la región, la seguridad pública fue el tercer sector elegido.” (Duber Osorio, investigador y coordinador el Hub LAC)

Posteriormente, en términos operativos, el equipo se dividió entre la elaboración y validación del manual metodológico y la escritura de los informes “pilotos” de Brasil, Chile y Colombia. Estos ensayos fueron asumidos por tres líderes de equipo – uno de cada país, que también eran nativos de los respectivos países de los pilotos –  que coordinaron la producción de los informes y los investigadores involucrados. 

Al mismo tiempo que se desarrollaron los informes, un hecho importante fue la actualización contínua del manual, con la sistematización de sugerencias de mejoras, sobre todo en términos de estructura y estandarización del contenido analítico en los informes. 

“Un desafío clave era ordenar la información mapeada en los países, una vez que los mismos poseen niveles distintos de madurez en PIE. A través de la creación de tablas con mínimo y máximo de contenido, logramos establecer una estandarización para estos datos en los informes, lo que facilitó la visibilidad de la información relevante aunque con diferencias entre los países.” (Bruna Cricci, líder de investigación del informe de Brasil)

Lecciones aprendidas

El proyecto de Informes de País realizado en 2022 fue esencial para generar valiosas lecciones al equipo del Hub. En cuanto al manual, se comprendió la necesidad de estandarizar la organización de los datos para que los informes fueran más comparables, una vez que los tres primeros demostraron una gran heterogeneidad en la presentación de la información. 

“En términos de procesos, la coordinación de tareas entre personas con saberes, tiempos y contextos, sobre todo en un equipo recién formado, fue algo que nos marcó positivamente. Más allá del trabajo académico y del contenido de los informes, fue necesario entender los contextos y tiempos individuales para coordinarnos bien y lograr conducir los informes.” (José Padilla, líder de investigación del informe de Chile)

Además de la experiencia de generar un producto mediante trabajo completamente en línea, en paralelo con las expectativas generadas durante la creación del Hub, los informes posibilitaron al equipo obtener datos relevantes del ecosistema de PIE en la región, hacer una comparación en términos de niveles de estructuras y sectores más o menos desarrollados, así cómo conocer actores que están promoviendo buenas prácticas en este campo en Latinoamérica y el Caribe. 

Partiendo de los aprendizajes realizados con los primeros informes piloto, los cuales están en vías de validación externa para la publicación y diseminación en nuestros canales de comunicación, el equipo continuó la producción de 3 nuevos informes para Bolivia, Costa Rica y México, actualmente en desarrollo.

Próximos pasos

Un aspecto relevante observado por el equipo ha sido reconocer el potencial de conectar la información extraída de los informes de países a otras líneas de acción del Hub. En el caso de los talleres, nos planteamos proporcionar momentos de intercambio de ideas y la articulación entre actores con el fin de impulsar el desarrollo de estructuras sólidas de PIE en distintos países. Asimismo, creemos que es posible plasmar una imagen aún más exacta y rica del escenario de PIE en LAC mediante la triangulación entre los hallazgos de fuentes secundarias y datos presentes en los informes y las perspectivas de los actores de PIE registradas en las grabaciones y demás registros de los talleres realizados con estos.

Para la elaboración de esa historia de cambio hemos consultado fuentes documentales primarias del propio Hub, documentos gerenciales, el manual de informe de país desarrollado por el equipo de investigación y actas de reuniones. Del mismo modo, hemos realizado entrevistas con integrantes clave del proceso de producción del manual y de los informes.

Fuentes externas

[1] EVIPNet Europe. Situation Analysis Manual. Copenhagen: World Health Organization Regional Office for Europe; 2017. Licence: CC BY-NC-SA 3.0 IGO. https://www.euro.who.int/__data/assets/pdf_file/0004/335551/EVIPNet-Europe-Situation-Analysis-Manual.pdf 

[2] Ongolo-Zogo, P., Lavis, J.N., Tomson, G. et al. Climate for evidence informed health system policymaking in Cameroon and Uganda before and after the introduction of knowledge translation platforms: a structured review of governmental policy documents. Health Res Policy Sys 13, 2 (2015). https://doi.org/10.1186/1478-4505-13-2 

[3] Stewart, R., Dayal, H., Langer, L. et al. The evidence ecosystem in South Africa: growing resilience and institutionalisation of evidence use. Palgrave Commun 5, 90 (2019). https://doi.org/10.1057/s41599-019-0303-0 

[4] MORAILANE, Linda, and STEWART, Ruth. Stories of Change and Most Significant Change Manual of the Africa Centre for Evidence (2022). Africa Centre for Evidence/University of Johannesburg.

Creando diálogos en el escenario de las Políticas Informadas por Evidencias (PIE) en Latinoamérica y el Caribe: los primeros eventos del Hub LAC

Año 2023, nº 2

1. Los primeros eventos del Hub LAC – 3 talleres y un evento regional , el enLACe – enfocaron la identificación y el debate de las prioridades regionales en materia de PIE. Además, los encuentros se han mostrado una manera exitosa de dar a conocer el trabajo del Hub a actores de nuestra región y fuera de ella.

2. La creación de redes, la adquisición de nuevos conocimientos y la socialización del propio trabajo fueron motivadores clave a la asistencia, según comentan los participantes de los talleres y del enLACe.

3. Los talleres realizados por el Hub lograron reunir 64 participantes – expertos en distintos roles y sectores. El enLACe contó con la inscripción de más de 360 personas en los dos días. En total, el Hub reunió en los eventos de su primer año de existencia participantes de 21 países.

El reto

Comprender los desafíos sociales de nuestra región y emprender acciones para enfrentarlos en el marco de las Políticas Informadas por Evidencias (PIE) en América Latina y el Caribe ha sido la principal motivación que orienta las acciones del Hub LAC. Ante esto, reconocemos el imperativo de promover conexiones que, más allá de identificar similitudes y necesidades regionales, fomentan nuevas perspectivas en torno a la producción, traducción y uso de las evidencias en el ámbito de las políticas públicas en la región, de cara a los varios desafíos que enfrentamos. 

En esta historia, compartimos los retos y aprendizajes del proceso de elaboración y ejecución de los primeros 3 talleres y del primer encuentro regional promovidos por el Hub LAC en su primer año de existencia. 

Alineando procesos internos y creando una propuesta de valor para la región

En mayo de 2022, cuando el equipo de Articulación de Redes del Hub comenzó la planeación y diseño de los talleres dirigidos a potenciales socios externos al Hub, nos encontramos con dos retos principales. El primero estaba relacionado con la estrategia de invitación a los participantes, teniendo en cuenta que el Hub aún no tenía legitimidad y visibilidad institucional, canales de comunicación e incluso procesos de manejo de contactos definidos. El segundo obstáculo fue el de desarrollar una oferta de valor agregado del encuentro para un público que, por lo general, tiene agendas apretadas y tiempo escaso. 

Tras un periodo de extensa negociación interna sobre riesgos y expectativas para los talleres, se llegó al consenso de empezar invitando a actores próximos al Hub, sobre todo en países en los cuáles el equipo ya tenía relaciones previas de trabajo o investigación. Así,  enfocamos nuestra estrategia en el primer taller con representantes de Brasil, Chile y Colombia, quienes podrían ayudarnos a comprender los contextos nacionales y a producir una perspectiva amplia de las necesidades regionales en materia de PIE. 

El contacto de los actores era algo incierto, una vez que no era posible estimar el interés de los invitados en un evento mediado por una nueva red. En el caso de Brasil, el contacto fue mediado por redes que ya eran bastantes fuertes, como el Instituto Veredas y la Coalizão Brasileira de Evidencias, lo qué generó una participación muy significativa.

Otro reto que enfrentamos fue acerca de la cantidad total de participantes para que la dinámica de los talleres fuera exitosa. Una vez más, la creatividad y experiencia del equipo fue clave para solucionar la cuestión. Se optó por establecer un modelo de división por grupos de discusión, lo que fomentó la participación activa de los asistentes a los talleres, quienes evaluaron positivamente esta dinámica. Todo esto facilitó la fluidez del encuentro e hizo aún más clara la demanda que existe en el ecosistema PIE sobre la promoción de espacios de intercambio de conocimientos y experiencias. 

“El primer taller fue un hito para el equipo. Primero por que nos permitió estar en contacto con personas de afuera tras algunos meses enfocados en tareas internas, lo que fue bastante motivante. Además, nos dio la oportunidad de poner a prueba el modelo que pensamos, saber lo que funcionaba y nos permitió hacer cambios positivos para los próximos.” (Gonzalo Aguirre, investigador y miembro del equipo de Articulación de Redes del Hub LAC)

Además de los momentos para exposición de temas comunes y debate de experiencias, la programación de los talleres se centró en dos preguntas clave: ¿qué debería ofrecer el Hub? ¿qué necesidad satisface un Hub latinoamericano? Con esto, logramos extraer de los talleres información que nos ayudaría a identificar oportunidades de actuación para el Hub con relevancia para la región.

En el primer taller, realizado el 5 de agosto de 2022, participaron 34 actores de Brasil, Chile, Colombia y Argentina. Posteriormente, el 14 de octubre promovimos el segundo taller, que contó con la participación de 19 representantes de PIE de Bolivia, Costa Rica, Ecuador y México. Y finalmente, el 7 de noviembre se llevó a cabo nuestro tercer taller, al que asistieron 11 participantes de 4 países: Trinidad y Tobago, Jamaica, Costa Rica y Barbados. En este último encuentro contamos con la colaboración técnica del Centro Caribeño de Investigación y Desarrollo de Sistemas de Salud de la Universidad de West Indies. Este trabajo conjunto fue esencial para el Hub LAC, tanto en las fases de estrategia de contacto, desarrollo y consolidación del programa, cómo en la conducción del encuentro.

“Cuándo el equipo del Hub LAC se puso en contacto con nosotros, solicitando nuestra ayuda para difundir el Hub entre nuestros principales interesados ​​en el Caribe, teníamos mucho interés de poder hacer parte del taller en sí, involucrandonos en la planificación y ejecución. Afortunadamente, el equipo estuvo bastante abierto a esa colaboración y a comprender nuestros puntos de vista y comentarios en base a los distintos contextos en los que trabajamos en la región.” (Shelly-Ann Hunte, Caribbean Centre for Health Systems Research and Development)

enLACe 2022: la primera experiencia en la promoción de un encuentro regional en PIE

Pasadas las experiencias vividas en la realización de los talleres, el Hub LAC se propuso otro gran reto: ofrecer un encuentro regional ampliado. Esto, con el objetivo de unir a los socios y la comunidad recién formada e invitar aún más personas y organizaciones para integrarlas a nuestra agenda colectiva. 

Para apoyar un evento de estas proporciones, nuestro equipo contó con el soporte técnico de una agencia externa de comunicación, siendo una gran aliada en materia de difusión y logística del evento, lo cual nos permitió enfocarnos en las decisiones relacionadas con la concepción teórica del encuentro así como la programación, contacto y seguimiento de invitados y panelistas. De este modo, tomó forma el “enLACe 2022”, un evento virtual de 2 días, con paneles y ponencias transmitidos en  tres idiomas (español, portugués e inglés). 

Tras cerca de apenas un mes de difusión, el enLACe 2022 alcanzó la inscripción de 368 personas, de 21 países. Entre las inscripciones realizadas figuraron investigadores (33%), estudiantes (16%), sociedad civil (12%), gestores de políticas públicas (10%), representantes gubernamentales (6%) y otros (23%). Vale destacar la participación femenina, representando aproximadamente 70% de los inscritos.

El primer día del evento se destacó por la participación de otras redes de evidencia, como Africa Evidence Network (AEN), EVIPnet Américas, Cochrane Colombia y la International Network Governmental Science Advice (INGSA). Los panelistas destacaron la importancia de institucionalizar redes de evidencia en América Latina y el Caribe, a través del desarrollo y difusión de productos concretos, con foco en métodos y procesos, cómo la creación de guías paso a paso para una red de evidencia.

En el segundo día del encuentro, fueron conducidas sesiones temáticas, en las cuales tuvimos 28 presentaciones de experiencias del uso de evidencias en los sectores de Salud, Derechos Humanos y Medio Ambiente, Educación, Empleo y Servicio Público. Durante la conferencia final del evento, fue abierto el espacio para que los participantes sugieran  y discutan acerca de temas clave y metodologías de trabajo para que el Hub LAC priorice en los próximos años.

“enLACe 2022 fue nuestra oportunidad de mostrar de qué se trata el Hub LAC. Unimos instituciones y profesionales de las comunidades involucradas ​​en los talleres en un gran encuentro, donde construimos una visión colectiva sobre las prioridades regionales en el ámbito de las PIE. En el programa, incluimos paneles que recordaron iniciativas pioneras como EVIPNet, mesas redondas para compartir iniciativas innovadoras y presentaciones de estudios en diferentes áreas temáticas. Celebramos una región plural unida por una visión de un futuro común”. (Frederik Dejonghe, gerente del Instituto Veredas y apoyo técnico del Hub LAC)

Conclusiones

El primer gran aprendizaje que destacamos de las experiencias de estos encuentros es que hay una necesidad evidente de unir esfuerzos en materia de PIE en nuestra región. Como organización podemos contribuir a responder a esta necesidad e incluso crear y co-crear productos relevantes y colaboraciones con base en las discusiones realizadas durante los eventos mencionados. 

Resaltando el punto de vista y los intereses de los participantes de los talleres y el enLACe, la investigación hecha post eventos ha identificado tres puntos principales de atención: (1) la creación de redes; (2) el conocimiento sobre nueva información relevante para el uso profesional y académico y (3) oportunidades para difundir sus propios trabajos. 

Por último, otro aprendizaje clave es acerca de la importancia de la colaboración, como en el caso de la Coalición Brasileña por las Evidencias (taller 1) y la colaboración técnica de la Universidad de West Indies (taller 3), que más allá del apoyo con la estrategia de contactos, nos enseñaron mucho con la visión profundizada de los contextos locales.

Para la concepción de este relato fueron consultados documentos internos  producidos por el equipo – planeación, evaluación e informes de los talleres –  además de entrevistas con las personas directamente involucradas.

Fuentes externas[1] MORAILANE, Linda, and STEWART, Ruth. Stories of Change and Most Significant Change Manual of the Africa Centre for Evidence (2022). Africa Centre for Evidence/University of Johannesburg.

La trayectoria de creación del Hub de Evidencias de Latinoamérica y del Caribe

Integrar capacidades hacia la construcción de una agenda regional de 

Políticas Informadas por Evidencias. Año 2023, nº 1

Puntos clave

1. La conceptualización del Hub LAC fue basada en desafíos y necesidades regionales que demandan la unión de esfuerzos en favor de la institucionalización de las Políticas Informadas por Evidencias (PIE) en la región de Latinoamérica y el Caribe.

2. Con la colaboración de expertos en PIE de las organizaciones fundadoras, se evaluaron experiencias anteriores de fomento a redes multidisciplinarias y multisectoriales. Así se han identificado retos comunes, y estrategias para potenciar su valor agregado.

3. La pluralidad cultural, lingüística, disciplinaria y sectorial del equipo son valores cruciales desde la creación del Hub y albergan un potencial inmenso para la resiliencia de la organización frente a sus principales desafíos. Requieren, sin embargo, un gran esfuerzo inicial de alineación para aprovecharse.

El reto

Nuestra región de Latinoamérica y el Caribe (LAC) ha sido y sigue siendo la cuna de ricos movimientos sociopolíticos y culturales. No obstante, somos también hijas e hijos de un proceso histórico de colonización, cuyas heridas aún pulsan, sea en la inequidad socioeconómica, la inseguridad alimentaria, o en la violencia derivada del prejuicio racial entre una legión de otros retos. Para superar esos problemas seculares y crearnos un futuro más equitativo y sostenible, necesitamos potenciar la inmensa creatividad y los conocimientos de nuestras sociedades. 

De cara a ese propósito, consideramos las prácticas, principios y mecanismos de las Políticas Informadas en Evidencias (PIE) una senda prometedora. Desde el Hub LAC, asumimos el compromiso de favorecer el florecimiento de una red diversa de actores calificados y comprometidos con la colaboración para promover el uso de evidencias en políticas públicas en América Latina y el Caribe. Considerando esto, ¿qué logramos aprender con la trayectoria del Hub LAC sobre las ventajas y los retos de impulsar la formación de una red regional mediante la creación de una organización dedicada a ello? Justo esa pregunta tratamos de responder en nuestro recuento.

La concepción del Hub LAC

Antes de que se pudiera plantear cualquier empresa grandiosa o aventurar cualquier aportación financiera, lució en la mente de las personas fundadoras del Hub una idea: enlazar a profesionales y organizaciones de toda la región de Latinoamérica y del Caribe en un esfuerzo colectivo hacia la institucionalización de las Políticas Informadas por Evidencias (PIE) en nuestro rincón del mundo. Las largas trayectorias de promoción de las PIE en escala nacional y mundial de Daniel Patiño Lugo (UNED-UdeA, Colombia), Lucy Kuhn (UPSIE-Minsal, Chile) y Laura Boeira (Instituto Veredas) les habían mostrado que las varias iniciativas regionales de fomento a la producción, intermediación y uso evidencias para políticas tenían mucho que aportar no solo las unas a las otras, sino a esfuerzos afines muy allá de nuestra región. 

En esta etapa de conceptualización, fue esencial a los fundadores del Hub, en conjunto con otros expertos, realizar un diagnóstico con el objetivo de examinar, por un lado, la demanda latente en nuestra región LAC por más colaboración transnacional en materia de PIE y, por otro, las debilidades y fortalezas de redes regionales ya existentes, como la EVIPNet Américas empujada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Red Africana de Evidencias (AEN, Africa Evidence Network). Hasta cierto punto, esas lagunas parecieron superadas por la AEN, la cual de pronto se volvió un cianotipo para el desarrollo del Hub LAC: una organización estable conformada por un equipo multidisciplinario encargado animar la red a la colaboración y el aprendizaje, y monitorear su desarrollo.

Derivado de eso, se concluyó que la creación de una red multidisciplinaria y multisectorial de PIE no era sólo deseable sino también factible, desde que fueran zanjadas las debilidades de esfuerzos anteriores, tales como la dependencia en champions individuales, autonomía limitada y la inestabilidad de los recursos financieros.

Recursos financieros

Sin lugar a dudas, un reto crucial para el desarrollo de una organización potente y sostenible es asegurar recursos financieros suficientes. “En el largo plazo”, plantea Laura Boeira, una de las fundadoras del Hub, “esperamos que el Hub sea de tal manera exitoso en aportar al desarrollo sostenible y con equidad a Latinoamérica y el Caribe, que los gobiernos de la región reconozcan el beneficio de invertir en tal organización”. No obstante, la aportación financiera inmediata se logró mediante una cooperación Norte-Sur, concretamente, gracias a la postulación hecha por el equipo fundador al Instituto de Desarrollo Internacional Canadiense (IDRC-CRDI) y de la Fundación Hewlett. La oportunidad había surgido en el marco de la red PEERSS, animada por la organización de desarrollo internacional Results for Development (R4D), cuyo apoyo técnico y administrativo al Hub (por ejemplo, en la contratación de consultores) fueron cruciales para la puesta en marcha de la iniciativa. 

Estructuración del equipo

Entre diciembre de 2021 y marzo de 2022 el equipo directivo, con el apoyo de colegas de sus organizaciones de origen (UNED, Minsal e Instituto Veredas) realizó un proceso de reclutamiento, donde se estudiaron diferentes competencias para cada puesto dado las habilidades requeridas para la ejecución de las acciones planeadas. Como resultado práctico, los aprendizajes se convirtieron en un documento interno con orientaciones para “Reclutamiento para la formulación de políticas basadas en evidencia y la traducción del conocimiento”. 

En poco tiempo se pudo constatar que la integración de un largo equipo a una organización recién creada no era una tarea fácil. A fin de cuentas, aclimatar nuevos integrantes a los procedimientos y estándares de la organización ya suele ser por su naturaleza un proceso retador, aún más cuando esas mismas normas todavía no se han cristalizado. Pero justo ese reto habría de brindar al Hub la oportunidad para hacer cara desde el inicio al desafío de potenciar conexiones entre individuos con las más variadas trayectorias. Por ende, las soluciones encontradas – (a) la de crear y socializar un glosario de conceptos fundamentales de PIE y (b) la de proporcionar al equipo formaciones en PIE con el apoyo de K2P y EPPI-Centre – fueron reconocidas posteriormente como uno de los principales aportes que podría hacer el Hub a la región, y ahora se incorpora a nuestro portafolio de productos y servicios.

Lineamientos estratégicos y cultura organizacional

Para fomentar una agenda colectiva en torno a las PIE, a raíz de la estructuración del Hub, las primeras líneas de trabajo planteadas para poner en acción a nuestra organización incluyeron los siguientes entregables: (a) una Planeación Estratégica que expusiera la misión del Hub, sus objetivos y estrategias para cumplirlos, (b) un método etnográfico para registro de nuestra experiencia del Hub, (b) informes de país (ecosistemas de evidencias) de múltiples países de la región, y que también debería incluir talleres, actividades de comunicación y la realización de un evento regional.

La combinación entre las distintas experiencias profesionales de los integrantes del Hub y las entrevistas con expertos en PIE a nivel regional y mundial fue esencial para el desarrollo de la planeación estratégica del 2022. Así, fue posible plasmar el enfoque básico del Hub y su estructura organizacional. Los principales objetivos del Hub en su infancia serían promover el surgimiento de una red de PIE, impulsar esfuerzos de actores nacionales para fortalecer sus capacidades en PIE, y lograr cierta solidez organizacional y autoridad en el ambiente de PIE. 

A nivel interno, nos concentramos en desarrollar un vínculo institucional y en el fortalecimiento de las capacidades operacionales, sin perder de vista acuerdos y proyectos necesarios para superar los retos intrínsecos de un equipo transnacional y trilingüe, trabajando desde distintos husos horarios. Así, logramos establecer en conjunto una serie de reglas de gobernanza, herramientas de comunicación interna, directrices para la gestión de proyectos y de conocimiento, además de consolidar la creación de nuestra identidad visual y canales de comunicación externos. 

Conclusiones

En la reflexión generada trás los aprendizajes de la trayectoria del Hub LAC en 2022, un elemento clave para impulsar todas nuestras acciones desde el inicio ha sido la colaboración. La voluntad de intercambiar con un ánimo de generosidad fue ubicua: se notaba en las actividades de la Red PEERSS; en los intercambios entre las organizaciones fundadoras; entre el Hub y socios externos como los equipos de AEN, R4D; y entre los integrantes del Hub con sus diversas trayectorias. Tal ánimo cooperativo permitió la rápida canalización de los recursos financieros y del capital de conocimiento (plasmado en plantillas, manuales etc.) esenciales al logro del Hub. En efecto, la creación del Hub tuvo lugar dentro de lo que en la literatura se ha nombrado una “comunidad de práctica”, es decir, un grupo de personas implicadas en una práctica (la promoción de las PIE), a menudo en colaboración directa y empleando un conjunto de herramientas orientadas a refinar el desempeño de esa práctica [3].

Sucede, pues, que la historia a primera vista reciente del Hub es tributaria de la larga trayectoria de una comunidad de práctica conformada por los expertos del equipo directivo, sus mentores, así varias colegas y varios colegas con quienes han intercambiado. El intenso traspaso mutuo de conocimiento confluyó, pues, al desarrollo de nuestros marcos conceptuales y en el reconocimiento del potencial de una red en PIE en América Latina y el Caribe. A ese movimiento de largo plazo se sumó la reunión de un equipo nuevo y diverso, el cual no se desintegró ante a los desgastes lingüísticos, organizativos y conceptuales, sino que encontró para eses retos soluciones que fortalecieron el Hub en su propósito de brindar a la región LAC una plataforma de colaboración.


Para la concepción de este relato fueron consultados documentos internos  producidos por el equipo, además de entrevistas con las personas directamente involucradas.

Agradecimientos (expertos en PIE qué nos brindaron conversaciones inspiradoras) 

Jorge Barreto, Tomás Pantoja, Lucy Kuhn, Cristián Mansilla, Cristián Herrera, Evelina Chapman, Donald Simeon, Ulysses Panisset, Siziwe Ncwabe, Precious Motha, Hazel Zaranyika, Ruth Stewart, Charity Chisoro y Likeledi Morailane.

Fuentes externas

[1] United Nations Environment Programme (UNEP), The State of Biodiversity in Latin America and the Caribbean: A Mid-Term Review of Progress Towards the Aichi Biodiversity Targets. 2016. [Online]. Available: https://www.cbd.int/gbo/gbo4/outlook-grulac-en.pdfhttps://www.worldbank.org/en/news/infographic/2019/02/22/lenguas-indigenas-legado-en-extincion

[2] The World Bank, ‘Languages at risk in Latin America and the Caribbean’, The World Bank, Feb. 22, 2019. https://www.worldbank.org/en/news/infographic/2019/02/22/lenguas-indigenas-legado-en-extincion

[3] F. Bicchi, ‘Communities of practice and what they can do for International Relations’, Rev. Int. Stud., vol. 48, no. 1, pp. 24–43, Jan. 2022, doi: 10.1017/S0260210521000528.

Fuentes internas

Entrevista con Cristián Mansilla

En esta conversación, le hicimos tres preguntas sobre su experiencia como intermediario en la interfaz ciencia-política, cómo ha cambiado el uso de evidencia tras la pandemia de COVID y posibles oportunidades para el avance del uso de evidencia en Latinoamérica y El Caribe.  ¡Buena lectura!

Hub LAC: ¿Qué experiencia de Chile ha sido importante para tí llevar a Canadá?

Cristián Mansilla: Pienso que nos hemos acostumbrado a un aprendizaje Norte-Sur. Pero el Sur global tiene mucho que contribuir en esto. En Chile llevamos décadas tratando de empujar este tema [PIE] como país, al menos en el sector salud. Es algo de lo que deberíamos sentirnos orgullosos y que sin lugar a dudas muchos países del Norte global podrían tomarlo como aprendizaje y experiencia a seguir.

HL: ¿Cómo fue la experiencia de formar la Unidad de Evidencia en el Ministerio de Salud (MINSAL)? ¿Crees que pueda ser replicada en otros países o es muy particular de la cultura institucional de Chile?

CM: Yo soy un convencido que esto existe en muchas partes del mundo, existen muchos mecanismos por los cuáles acercar el trabajo de la investigación a la toma de decisiones. El principal motor y la forma más efectiva dentro de este proceso es el rol de los intermediarios. Ese es el rol de esta unidad del MINSAL. Tiene la función de ser un puente entre lo que se está produciendo en investigación a nivel mundial y a nivel local, con las necesidades de evidencia que tienen los tomadores de decisión en un momento determinado. Ese puente, esa intermediación, es el rol clave que facilita un uso virtuoso de la evidencia. 

Creo que es el gran desafío que tiene toda la gente que trabaja como intermediario. Toda la gente que realiza algún trabajo específico de proveer conocimiento para tomar decisiones está hoy en un rol crítico para ver cómo nos enfrentamos a la próxima crisis. Cómo ocupamos esta coyuntura crítica que nos deja el COVID para poder fortalecernos.

HL: ¿Cómo crees que cambió el uso de evidencia después de la pandemia?

CM: Yo soy optimista en esto. Creo que el término «usar evidencia para tomar decisiones», previo a la pandemia, no era algo que todos manejamos o que estuviese en nuestro vocabulario, en nuestra conversación cotidiana. Durante la pandemia y después de la fase más aguda, se ha democratizado un poco. 

Los ciudadanos tienen alguna opinión sobre qué tanto los tomadores de decisión están ocupando conocimiento, si están escuchando a la ciencia para tomar decisiones. Eso antes no pasaba. Ahora hay una rendición de cuentas, un accountability, mucho más específico. Creo que hoy estamos en una coyuntura crítica. Podemos aprovecharla o desaprovecharla. Podemos evitar que la próxima pandemia o la próxima crisis sea como la que acaba de pasar.

Entrevista con Jorge Barreto

Hablamos con el profesor Jorge Barreto, quien jugó un papel clave en el diseño de Hub LAC y actualmente hace parte de  nuestro comité de expertos.

Jorge Barreto es investigador de la Fiocruz en Brasilia (Brasil) desde hace 8 años. Previamente coordinó la Gestión del Conocimiento en el Departamento de Ciencia y Tecnología del Ministerio de Salud de Brasil  y fue Secretario de Salud en Piri-Piri/Piauí (Brasil), donde se creó posiblemente el primer centro de evidencias del mundo a nivel local.  Al mismo tiempo, Jorge Barreto se desempeñó como docente e investigador en distintas universidades.

En nuestra primera conversación, le hicimos dos preguntas a Jorge Barreto y presentamos a continuación algunos de los puntos principales de sus respuestas. La entrevista completa de 32 minutos se puede ver aquí (en portugués) ¡Feliz lectura y escucha!


Hub LAC: ¿Por qué son importantes las PIE y cómo pueden afectar a las personas de nuestra región? ¿Cuál es la importancia de sensibilizar y movilizar en torno a las PIE?

Jorge Barreto: Las PIE son un proceso sistemático que ayuda a que la toma de decisiones sea más inclusiva cuando se reduce la asimetría de la información, lo que dificulta la comunicación entre los tres ejes en torno a la discusión: quienes sufren el problema, quienes causan el problema y quienes enfrentan el problema. Estos procesos mejoran el ejercicio de la ciudadanía, mejoran la democracia en un sentido práctico, porque los procesos participativos conducen a decisiones más coherentes, más capaces de implementar y producir buenos resultados.

Por eso las PIE son importantes porque mejoran el proceso de toma de decisiones y, sobre todo, los resultados de la política (…), pero esto es un proceso y como nuestra institucionalidad aún es muy frágil, siempre hay que reiniciar el trabajo, que es bastante común en esta área. 

HL: ¿Cómo ve el ánimo actual para construir redes en LAC en torno a las PIE y cuál es el papel del Hub LAC en ello?  

JB: Todos los países del mundo hoy tienen presencia en esta discusión y en América Latina y el Caribe esto no es diferente. Hay un campo diverso de actores. La salud lideró el proceso, pero la discusión ya se ve en varias áreas, como la educación, fuertemente, la seguridad pública, la asistencia social… Si hoy todavía no hay una red formalmente constituida, tenemos todas las condiciones para eso y es ahí donde entra el Hub, en el sentido de catalizar oportunidades y no debe ni puede ser la única iniciativa.

Hoy, en América Latina y el Caribe, el ambiente es tan favorable como siempre y esto es parte del proceso de maduración de la discusión social sobre la evidencia. El Hub LAC  tiende a ser innovador porque es una red de redes y porque tiene una visión sectorial de áreas que comparten determinantes, una coyuntura inmersa en una misma realidad, y esto nos lleva a la potencialidad de aprendizaje mutuo entre estos sectores,  proporcionada por el Hub. 

Trabajando juntos se aprende mucho más y más rápido y estos dos temas colocan al Hub en una posición privilegiada a nivel mundial porque hoy todavía no existe una experiencia similar y este movimiento de intercambio es casi una consecuencia de lo que ha sucedido hasta ahora y ha abierto el camino para este tipo de red. 

El Hub LAC es ese fenómeno que tiene un liderazgo pionero, que no está concentrado, hay una distribución horizontal que favorece que más personas se unan a él y se nutre y crece en tamaño y madurez.

Informe de Taller (PT)